Según los datos del último informe publicado por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, “Esperanza de vida en España, 2017”, la esperanza de vida en nuestro país se sitúa en los 83,3 años de media. Este dato coloca a los españoles a la cabeza de Europa, y en el tercer puesto a nivel mundial, solo por por detrás de Japón y Suiza.

Además, un estudio del Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington sobre esperanza de vida y principales causas de muerte en la población asegura que, si continúan las tendencias de salud recientes, en 2040 seremos el país con mayor esperanza de vida del mundo, situándonos en una media de 85,8 años. Incluso, en el mejor escenario posible planteado en el informe, la esperanza de vida en España podría subir hasta en 4,5 años, es decir, hasta los 87,4 años de edad.

¿A qué se deben estos datos? Existen varios factores que afectan y repercuten directamente a esta tendencia. En nuestro país, tenemos buenos resultados en asuntos de salud y esperanza de vida. Los problemas que más amenazan a nuestra salud y la causa de mortalidad más elevada en España son las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y enfermedades del sistema respiratorio. Por suerte, los españoles tenemos buen acceso a la asistencia médica, lo que evita, en la medida de lo posible, que haya más muertes evitables que en otros países.

Pero, ¿por qué tenemos en España una esperanza de vida tan alta?

  • Uno de los factores que favorecen una esperanza de vida tan alta es la genética. Los españoles siempre hemos sido longevos. Incluso en momentos históricos críticos para España han abundado las personas centenarias. 
  • En España, el índice de criminalidad es bajo: somos el tercer país con menos homicidios de toda Europa, solo Islandia y Eslovenia nos superan.
  • Como decíamos, tenemos un buen sistema público de salud. La seguridad social de nuestro país es muy buena y, aunque en prevención hacemos un buen trabajo, los tiempos de espera hacen que bajemos en el ranking. 
  • La tasa de mortalidad infantil en nuestro país es muy baja: por cada mil nacimientos, solamente alrededor de tres son decesos. En Europa, nos situamos por debajo de Francia y Reino Unido, entre otros.
  • Por supuesto, la dieta mediterránea es nuestra gran aliada. Estados Unidos sigue siendo el país con mayor tasa de obesidad del mundo. Por esta razón, existe un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares como el cáncer o la diabetes.

Qué hacer para aumentar nuestra esperanza de vida

Es fácil ponerse propósitos que sabemos que no vamos a cumplir, pero todo depende de la fuerza de voluntad. Por eso, te recordamos unos consejos, que seguro que ya conocerás, para que logres mejorar tu calidad de vida.

  1. Haz deporte Hacer deporte es una actividad que solo trae cosas positivas a tu vida. Principalmente, es beneficioso para la salud, ya que te activa y te mantiene en forma. No hace falta hacer deportes extremos, ni estar demasiado tiempo en el gimnasio llevando tus fuerzas al límite. Caminar 30 minutos al día será suficiente para que tu salud salga beneficiada.
  2. Come mejor Es bueno mantener una alimentación equilibrada y saludable. Estás en la tierra de la dieta mediterránea, así que aprovéchalo. Para empezar, disfruta de las propiedades del aceite de oliva virgen extra, de la fruta y la verdura de temporada, de las legumbres, de las setas de nuestros montes. Prescinde de los procesados, consume la carne roja con moderación, pero en cambio come más pescado. Por último, ¡no olvides hidratarte!
  3. Pasa tiempo al aire libre Disfrutar de tiempo al aire libre haciendo actividades de ocio siempre es recomendable. Y es que, gestos sencillos como salir con los amigos, a pasear al perro o de excursión te distraen, te alejan de la rutina, refrescan la mente, hacen que disfrutes de la compañía y de los beneficios del tomar el sol con prudencia.