¿Está lloviendo o hace un frío que cala los huesos? Imaginamos la situación: no puedes salir de casa y los niños están inquietos y aburridos al mismo tiempo. Las agujas del reloj se mueven más lento de lo normal y se te han acabado las ideas para mantenerlos entretenidos. Bueno, has dado con el artículo correcto. Tenemos 10 planes de interior para hacer con niños que probablemente no has probado y que te pueden salvar una tarde de fin de semana o el invierno entero.

1. La línea de equilibrio

Con una simple cinta aislante se puede crear un juego de lo más divertido. A los peques les encantará, y de hecho ya lo hacen cuando tienen la oportunidad: en calles donde hay baldosas de distintos tipos, sobre el borde de la acera… Así que, ¿por qué no crear vuestra propia línea de equilibrio en el pasillo de casa? Piensa en un premio, pon algo de música y reta a tus hijos a caminar también hacia atrás o sobre un pie para complicar el juego.

2. La búsqueda del tesoro

A los niños les encanta encontrar objetos escondidos, especialmente cuando hay algo misterioso por descubrir. Simplemente escribe las pistas en trozos de papel y… ¡sé creativo! Esconde la primera pista en un lugar fácil de encontrar como en el interior de la caja de cereales. Después, deja tantos mensajes como necesites por toda la casa creando un itinerario hacia la pista final. En lugar del típico premio, la búsqueda del tesoro puede ser una forma de conseguir monedas con cada pista encontrada. Es una manera excelente de recaudar dinero para alimentar su primera hucha.

Y si tus hijos/as ya son un poco mayores, ¿por qué no proponerles que preparen ellos el juego? Ayúdales a ser creativos y a esconder las pistas para que otra persona pueda hacer la “gymkana”.

3. La caja de las sorpresas

Los niños/as se pasan la infancia descubriendo nuevos objetos, texturas y sensaciones. ¿Por qué no alimentar esa fascinación por las cosas nuevas? 

Con una simple caja de cartón y una tela mantendrás a tus hijos/as entretenidos durante un largo rato. Coloca la caja con la abertura hacia un lado y recorta un pequeño agujero en la parte superior por donde el niño/a meterá la mano. 

Introduce en la caja por la abertura lateral cualquier cosa que quieras que identifiquen (puede ser desde un calcetín a una zanahoria o frutos secos). Tapa el contenedor con una tela para que no puedan hacer trampas y… ¡a jugar! Verás lo nerviosos que se ponen y las risas que se desatan.

4. ¡Quieto!

Escoge las canciones favoritas de tus hijos y sube el volumen. Pídeles que bailen hasta que la música pare. Cuando eso ocurra, ellos tendrán que quedarse quietos en la postura en la que se encuentren (incluso si están con una pierna levantada). Si esto les parece muy fácil, prueba a complicar el juego con distintos retos como quedarse quietos en poses específicas: interpretando animales, letras, formas o incluso posturas de yoga. ¡Disfrutarán mucho con este tipo de juegos!

5. Comedia en una bolsa

Este es un plan de interior para grupos de niños/as. Si organizas una fiesta de pijamas en casa para celebrar un cumpleaños, este juego arrasará. Prepara tantas bolsas de papel como grupos puedas formar (puede ser de dos en dos o de tres en tres). En cada bolsa introduce diferentes objetos como una cuchara, un sombrero, joyas de juguete o una libreta. Entonces pídeles que preparen una mini-obra de teatro que incluya estos objetos y pon un límite de tiempo. A los niños/as les gustará tanto que no tendrá que ser una competición, todos ganarán porque se lo pasarán genial.

6. Patata caliente musical

La patata caliente musical es un juego muy similar al de la silla que te servirá para tener entretenido a un grupo de niños/as en casa. Pídeles que se sienten en el suelo formando un círculo. Pon una canción y diles que se pasen la patata caliente (puede valer cualquier pelota pequeña) en el sentido de las agujas del reloj lo más rápido que puedan. Cuando la música pare, el jugador que tenga la patata en las manos será el que se queme y tendrá que abandonar el círculo. Continúa hasta que solo quede uno: el ganador del juego. ¡Las risas están aseguradas!