origen dieta mediterranea

El Mar Mediterráneo ha sido siempre un punto histórico en el que han confluido diversas culturas. Su posición geográfica y estratégica ha promovido el comercio e intercambio de productos entre distintas regiones de la civilización occidental durante miles de años. ¿Sabes cuál fue el origen y cómo ha evolucionado la dieta mediterránea?

El origen de la dieta mediterránea y su evolución hacia una dieta saludable y equilibrada

Origen en la Edad Antigua

La alimentación se ha visto influenciada por las distintas culturas que envuelven el Mar Mediterráneo y, aunque en cada región de esta zona existen comidas típicas y particulares, los productos bases son los mismos o muy parecidos.

Esta conocida dieta no se basa solo en la alimentación, es un estilo de vida que integra ingredientes naturales y un estado físicamente activo en las personas que habitan la zona. El clima también es un factor importante que beneficia no solo a los alimentos sino también a la práctica del ejercicio.

Los alimentos más característicos de la dieta mediterránea son los cereales, las legumbres, las olivas y las uvas, con lo que predominan los productos de origen vegetal por encima de los procedentes de animales. Aun así, tanto la carne como el pescado están presentes en esta forma de alimentación.

Occidentalización de la dieta mediterránea

En las últimas décadas, la dieta mediterránea se ha ido occidentalizando, pareciéndose a otros tipos de dietas de los países occidentales alejados del Mar Mediterráneo, normalizando la ingesta de productos con más grasas y azúcares. Estos alimentos se deben consumir de forma más limitada para evitar el riesgo de enfermedades cardiovasculares como el sobrepeso, la obesidad o problemas del corazón.

Sin embargo, la dieta mediterránea sigue siendo sinónimo de una alimentación sana y equilibrada, que proporciona todos los nutrientes y vitaminas necesarios para nuestro organismo. Es una de las mejores herencias que nos han podido dejar nuestros antepasados y que hay que cuidar para que no se difumine su historia y podamos mantenerla como algo propio de la región del Mar Mediterráneo.