Blue Monday

El lunes es, por lo general, el día que menos simpatía despierta entre la mayoría los trabajadores. Pero hay uno que se lleva la palma: el tercer lunes de enero. El Blue Monday es, según la compañía Sky Travel, empresa que acuñó el término en 2001,  el día más deprimente del año.

Las vacaciones de Navidad se han terminado, la cuenta del banco está en números rojos, ya casi has abandonado los propósitos de año nuevo y, por si fuera poco, los días son grises, cortos y ¡hace frío!

¿Las buenas noticias? Pues que existen incontables formas de mejorar nuestro estado de ánimo y garantizar que la felicidad del fin de semana nos dure unos días más. Sigue nuestros consejos y ganarás al Blue Monday.

1. Felicita a los que te rodean

Proponte felicitar a cinco personas antes de mediodía. Esto puede parecerte, en un primer momento, algo muy alejado de tu objetivo, pero hacer felices a los demás impacta positivamente en tu estado de ánimo. ¡Pruébalo!

2. Encuentra lo que te hace sonreír

Empezar el lunes con una sonrisa significa empezar la semana sonriendo. Independientemente de lo deprimido que te sientas, siempre habrá algo que te hará sonreír. Puede ser una canción, tu desayuno favorito, un conjunto de ropa que te siente especialmente bien… Descubre qué es y asegúrate de empezar tu Blue Monday con ello.

3. Reconecta

Muchas veces, llevados por el ritmo frenético de nuestra rutina, nos alejamos de personas que nos importan de verdad y nos hacen ver la vida con una perspectiva diferente. El Blue Monday es un buen momento para conectar de nuevo con ellas. Mándales un mensaje para que sepan que, aunque últimamente no has tenido tiempo, sigues acordándote de ellos. Este sencillo gesto te hará sentir menos solo y, por lo tanto, más feliz.

4. Agradece las cosas buenas que tienes

Este es un ejercicio que puedes poner en práctica cualquier día del año. Cuando te despiertes, enumera todas las cosas que tienes a tu alrededor por las que debes sentirte agradecido. Si lo haces a primera hora de la mañana del Blue Monday, te darás cuenta de que tienes suficientes motivos para dar lo mejor de ti.

5. Evita el estrés de última hora

Si sabes que tienes muchas cosas que hacer el lunes por la mañana, intenta concienciarte y avanza todo lo que puedas durante el fin de semana. Pueden ser tareas domésticas como cocinar los tuppers de la semana, poner la lavadora, ensayar una presentación o preparar una reunión importante. Esto te supondrá tener menos cosas que hacer durante el lunes, o que las hagas con más seguridad, y te sentirás menos estresado para afrontar el día con mayor positivismo.

6. Duerme bien

La cantidad y calidad del sueño afecta directamente en el ánimo que tendrás al día siguiente. Si duermes mal o duermes poco te sentirás irritable y cansado. Si por el contrario te vas pronto a la cama el domingo por la noche y eliminas las posibles distracciones electrónicas de tu alcance tendrás más posibilidades de levantarte fresco y preparado para afrontar una nueva semana.