Actividades extraescolares

Con la famosa vuelta al cole, hace cosa de un mes, también llegó la complicada decisión de elegir las actividades extraescolares de nuestros hijos.  Es importante que los niños, sobre todo los que están en edad escolar, realicen actividades que impliquen movimiento. 

Y es que, actualmente, los datos sobre obesidad infantil y adolescente son preocupantes. La cifra de casos se ha multiplicado por 10 en los últimos cuatro decenios, según un estudio de la OMS.

Para crear buenos hábitos y evitar futuros problemas de salud, aconsejamos que entre las actividades extraescolares de los niños se incluya algún tipo de deporte. 

Así que, si tienes pequeños en casa, descubre las actividades extraescolares que les permitirán llevar una vida saludable sin esfuerzo: 

  1. Natación

La natación es uno de los deportes más completos que existe. Con la natación se consigue ejercitar y trabajar de una forma equilibrada y beneficiosa muchos más músculos de los que nos imaginamos. Los niños que practican natación ganan flexibilidad y resistencia, lo que permite que su musculatura se desarrolle fuerte y sana. Además, este deporte acuático es ideal para mejorar la coordinación motora por el uso de piernas, brazos y aparato respiratorio. Pero no solo eso: estar en el agua les aporta también bienestar mental y, por tanto, desconexión de sus pequeñas responsabilidades y preocupaciones.

  1. Clases de baile

Hoy en día, la oferta de clases de baile es muy extensa: hip-hop, funky, flamenco, sevillanas, baile moderno, ballet, etc. Hay una gran variedad, por lo que será fácil encontrar un tipo de baile que encaje con la personalidad de tus hijos. Para ellos, pasar una o dos tardes a la semana bailando supone un rato de diversión descargando energía. Además, aprender una coreografía refuerza habilidades como la disciplina, la coordinación y la memoria. Por otra parte, inculca valores como el esfuerzo y la constancia, enseña la importancia del trabajo en equipo y fomenta la seguridad en uno mismo y la autoestima. Si estás buscando una actividad extraescolar con estos beneficios, las clases de baile son la mejor opción.

  1. Deportes de equipo

Fútbol, vóley, baloncesto… Los deportes en equipo son muchos, pero sus beneficios son incontables. Practicar este tipo de actividad es fundamental para que los niños adquieran valores como el compañerismo, el respeto hacia los demás, el pensamiento estratégico o el liderazgo. Si los pequeños de la casa son competitivos y buscan una recompensa por el esfuerzo dedicado, los deportes de equipo serán tus mejores aliados. ¡Apúntalos!

  1. Deportes individuales

El deporte individual también es beneficioso para el desarrollo de los niños. Aprenden a ser autosuficientes, a potenciar su capacidad de superación y a ser responsables con sus propias obligaciones. Hay muchas opciones: el tenis, el atletismo o el patinaje son solo algunos ejemplos. Pero todos ellos ofrecen aprendizajes seguros para los más pequeños. 

Te recomendamos que escojas y combines dos de estas actividades pero siempre con el consenso de los protagonistas. Es importante que aprendan, pero también que se diviertan y disfruten de estas clases. Hay que recordar que parte de sus obligaciones también son jugar, pasar tiempo en familia e, incluso, ¡aburrirse!