¿Cuánto tiempo llevamos ya trabajando desde casa? ¡Pronto lo contaremos en meses en vez de en días o semanas! Sí, parece que el teletrabajo ha venido para quedarse. Por eso queremos darte unos tips para que lo lleves de la mejor forma posible. ¡Ahí van!

1. Encuentra tu espacio

Escoge una habitación de la casa y habilita el espacio para poder trabajar desde allí. Nuestro consejo es que guardes en estanterías o cajones lo que tuvieras encima de la mesa y ya no vas a necesitar.

Si no tienes una habitación de sobras, reserva un espacio tranquilo en el comedor o el dormitorio en el que puedas trabajar sin distracciones. Comparte tus horarios con las personas con las que convivas y respetaos al máximo entre vosotros.

2. Adapta tus horarios a los demás miembros de tu hogar

Si algo tiene de bueno teletrabajar es la flexibilidad. En una oficina solemos tener un horario más o menos estricto que nos viene marcado por la empresa, pero en casa podemos acordar nuestro horario con el resto de personas con quienes convivimos, procurando siempre cumplir el número de horas que debes trabajar cada día.

Organízate para levantarte pronto y hacer algo de deporte o hazlo por la tarde cuando termines de trabajar. Prepara las comidas el fin de semana o tómate un poco más de tiempo al mediodía para cocinar. En este sentido, tú eres tu propio jefe/a. Eso sí, comunica tus horarios al resto de tus compañeros para que sepan cuándo estás disponible.

Y, lo más importante, ¡sigue un mismo horario cada día! Amóldate a tu propia rutina y ya verás como el tiempo pasa mucho más rápido de lo que pensabas.

3. No olvides tomar descansos

Puede ser que en la oficina nos levantásemos más a menudo, ya sea para ir a hacer una consulta al compañero/a que se sentaba dos mesas más adelante, o bien para hablar con nuestro jefe/a en su despacho. Ahora todas estas personas están en el mismo sitio: en nuestra pantalla. No obstante, sigue siendo importante que tengamos unos hábitos saludables a la hora de trabajar desde casa.

Para prevenir problemas de vista, haz ejercicios con la mirada. Mira de vez en cuando por la ventana para cambiar la distancia a la que fijas los ojos. Puedes hacer una pequeña pausa cada 30 minutos más o menos.

También es importante que estires las piernas y que evites malas posturas en la silla. Es recomendable levantarse cada 2 horas. Puedes aprovechar para ir al baño o hacerte un café a media mañana. O simplemente para comprobar lo que están haciendo tus hijos/as.

4. Mantén una dieta equilibrada y una buena hidratación

Ahora tenemos la mejor excusa que nunca para cocinar platos ricos y saludables. Aquí mismo en nuestro blog puedes encontrar un sinfín de recetas para inspirarte.

Hidratarse a menudo también es muy importante para la salud, y más ahora que llega el buen tiempo. Bebe el agua que tu cuerpo necesita mientras trabajas. Un truco es tener delante un vaso o una botella, y así irás bebiendo casi sin darte cuenta.

5. Asegúrate de descansar bien por la noche

Dormir un número de horas razonables, no acostarnos muy tarde o no tomar bebidas estimulantes pasada cierta hora de la tarde es clave para sentirnos con las fuerzas necesarias para afrontar un nuevo día de trabajo la mañana siguiente. ¡Hacer vida en casa no significa que puedas estar viendo tus series favoritas cada día hasta la madrugada!

Si tienes dificultades para dormirte, puedes leer estos consejos para conciliar el sueño que te dimos hace unas semanas.

6. Mantén el contacto con tus compañeros/as aunque no estés trabajando con ellos/as ahora mismo

Con el teletrabajo tenemos que hacer un esfuerzo extra para seguir hablando con aquellas personas con las que compartíamos espacio en la oficina, o con los amigos/as con quienes salíamos a almorzar. También es saludable para nuestra mente mantener una buena vida social con los compañeros/as de trabajo. Puedes utilizar herramientas online de tipo chat como Teams o Hangouts. En algunas empresas se han habilitado teléfonos de apoyo psicológico para trabajadores/as, donde puedes apoyarte si el teletrabajo te está resultando difícil mentalmente. ¡Que no te avergüenze pedir ayuda cuando la necesitas! Para eso existen este tipo de iniciativas. Incluso el Gobierno ha habilitado líneas telefónicas de apoyo para sobrellevar las consecuencias del COVID-19.