El cuerpo necesita mantenerse a alrededor de 37 °C para estar a una temperatura adecuada y, para eso, hay que activar los mecanismos fisiológicos que generan calor interno y así poder contrarrestar, en cierto modo, el frío que hace en el exterior.

Durante la época invernal, tendemos a consumir productos más calóricos ya que el frío nos hace quemar más rápidamente estas calorías. Sin embargo, si no estamos expuestos a bajas temperaturas y seguimos consumiendo este tipo de alimentos, podemos acabar el invierno con unos kilos de más. Por eso, en lugar de alimentarnos con productos ricos en grasa o azúcares, es más recomendable que entremos en calor de una forma más natural.

Y es que, aunque pueda parecer de ciencia ficción, existen alimentos o platos saludables que hacen que entres en calor poco a poco y serán más eficientes que subir la calefacción o ponerte capas y capas de ropa. Tanto si eres friolero como si no, estos 3 alimentos serán tus aliados para superar los meses más fríos.

  1. Café: Un buen café caliente, ya sea por la mañana, al mediodía o por la tarde, es siempre buena opción para entrar en calor. Esta bebida hay que consumirla con precaución, ya que ingerir más de cuatro tazas de café en un día puede ser perjudicial para nuestra salud.
  2. Té o infusiones: Este tipo de bebidas no solo te ayudará a entrar en calor sino que, además, son beneficiosas para tu salud. El té favorece la digestión, ayuda a depurar el organismo y aporta antioxidantes. Aunque en España no tenemos la costumbre de consumir tanto té como en otros países europeos, es una gran alternativa al café con leche del desayuno. 
  3. Sopas y caldos: ¿A quién no le apetece una buena sopa, acompañada de vegetales y hortalizas de temporada (calabazas, acelgas, calabacín, puerros, zanahorias, etc.), o un buen caldo calentito en una fría noche de invierno? Es de las opciones más recomendadas y más utilizadas para entrar en calor. 

Con el frío, además, bajan nuestras defensas y llegan los resfriados. Si te quieres curar en salud, no hay mejor forma que mantenerse caliente y reforzar el sistema inmunitario. Para ello, te recomendamos incluir en tu dieta frutas (arándanos, frambuesas, moras, kiwi, naranja, mandarina…) y verduras (pimiento, brócoli, calabaza, remolacha, espinacas, alcachofas, cebolla, puerro…) ricas en antioxidantes y vitamina C.

Es importante que no te dejes llevar por el frío pensando que el mejor plan para evitarlo es quedarte en casa viendo una película tapado hasta la cabeza con una manta. Haciendo deporte también entrarás en calor. Y si es al aire libre, mejor, ya que así quemarás más calorías que en un gimnasio con un ambiente climatizado.