Con esta fácil receta podemos hacer una masa muy similar a la plastilina utilizando 3 ingredientes de lo más cotidianos: agua, sal y harina. Y si queremos dar un toque de color, solo hay añadir unas gotitas de colorante alimentario. Jugar con masa de moldear tiene muchos beneficios: favorece la relajación y la concentración; permite identificar colores y cantidades; desarrolla la motricidad fina, la percepción del espacio y la tridimensionalidad… ¡y por supuesto la creatividad!

Actividad elaborada por Laia Pujals, coordinadora de monitores/as de Serunion EDUCA (Delegación Cataluña)

Materiales

  • •1 vaso de sal fina
  • 1 vaso de agua con o sin colorante
  • 2 vasos de harina
  • Colorantes alimentarios (opcional))

Instrucciones

•Mezclar la sal y la harina en un recipiente y remover con las manos

Poco a poco vamos añadiendo el agua hasta que se forme una pasta homogénea para poder modelar, a veces no es necesario utilizar toda el agua Secado: 2 días al sol en un espacio aireado o 5 minutos en el horno a 120º C. aprox.

  1. Mezclar la sal y la harina en un recipiente y remover con las manos
  2. Poco a poco vamos añadiendo el agua hasta que se forme una pasta homogénea para poder modelar, a veces no es necesario utilizar toda el agua
  3. Secado. 2 días al sol en un espacio aireado o 5 minutos en el horno a 120º C. aprox.

Ya tenemos nuestra pasta de sal lista y podemos empezar a hacer nuestras creaciones.