¿Qué pasa si juntamos en un mismo plato leche, colorantes alimentarios y detergente? La “persecución” del detergente hacia los colorantes – que se mezclan y se retuercen atrapados en las corrientes y remolinos de leche –, da un toque mágico a este sencillo experimento casero. En él, la leche nos sirve como base blanca para nuestra pintura y ayuda a que no se disuelvan los colorantes en ella. Los vistosos efectos que conseguimos se deben a que los colorantes también suelen contener grasas, por eso al echar el detergente que es anti grasas lo que hace es repelerlos una y otra vez, creando un resultado espectacular.

Actividad elaborada por el equipo pedagógico de Serunion EDUCA.

Materiales

  • Plato o bandeja pequeña poco profunda,
  • Bastoncillo para los oídos,
  • Detergente para platos ultra concentrado,
  • Colorantes alimentarios (si posible, mínimo 3 colores),
  • Leche (el experimento variará en función del tipo de leche utilizada).

Instrucciones

  1. Echamos la leche en el plato o bandeja.
  2. Echamos un par de gotitas de cada colorante en la leche.
  3. Bañamos el bastoncillo impregnado en detergente en la leche (por ejemplo, en el centro del plato). ¿Qué ocurre a nuestros colores?
  4. Podemos ir echando gotitas de detergente en diferentes sitios para ver las sorprendentes composiciones de color que se forman sobre la leche.

¡Ya tenéis todo listo para pintar!