Hoy os proponemos una serie de sugerencias de juegos tradicionales donde los niños y las niñas pueden fácilmente respetar el distanciamiento social a la vez que pasan un buen rato con sus amigos y amigas.

Son ideales para jugar al aire libre y no necesitan ningún material.

Tierra, mar y aire

Con una línea en el suelo como referencia, los jugadores se colocarán delante, detrás o encima de ésta (siempre manteniendo la distancia de seguridad). La línea representará la tierra, uno de los lados será el mar y el otro el aire. El niño encargado irá diciendo “tierra”, “mar” o “aire” (en cualquier orden) y los jugadores deberán ir rápidamente hacia dónde se les ha ordenado. Una variante del juego sería nombrar acciones o animales que los jugadores tendrán que imitar situándose de un salto en la parte que corresponda según el tipo de acción. Por ejemplo, “tiburón”, se colocarán en la parte trasera de la línea imitando al tiburón; “cometa volando”, se situarán en la parte delantera de la línea haciendo movimiento de volar). Quien se equivoque de lado o al imitar la acción, pierde.

Gigantes y enanos

Un niño o una niña se ubica delante de los demás y les explica que deben hacer lo que él o ella diga, no lo que haga. Cuando diga “enanos” todos deben ponerse en cuclillas; si dice “gigante”, deben ponerse de pie y alzar las manos. Se puede empezar lento y luego rápido, en el orden y rapidez que quiera, o tratar de despistar a los participantes (es decir, decir enano estando de pie o gigante al agacharse). Irán perdiendo los que se equivoquen y gana el que más aguante.

Un, dos, tres, al escondite inglés

Este juego es sin duda uno de los clásicos más populares. También es conocido como pollito inglés, gallito inglés, palito inglés, picaparet…dependiendo de la región.. El seleccionado (el “guardián”) se pone de espaldas al resto de niños a la vez que dice en voz alta “Un, dos, tres, ¡al escondite inglés!”. En este momento grupo avanzará hacia adelante con el objetivo de tocar la pared custodiada. Una vez el elegido gira su mirada hacia ellos todos deberán permanecer inmóvil, ella posición que han quedado. Aquellos jugadores que se muevan deberán volver a empezar desde el punto de partida. Ganará el jugador que logre llegar a la pared sin que el guardián le haya visto moverse.

Director de la orquesta

Los niños se sientan en el suelo formando un círculo, previamente se elige un niño que será el que adivine, y le pedirá se aleje un poco. Se indicará a otro niño que realice una serie de movimientos y el resto del grupo lo tendrá que imitar. Al niño que se retiró se le pedirá que adivine quién es el “director de la orquesta”. Una vez que lo adivine, el niño que lo haya adivinado se reincorpora al grupo y el director de la orquesta será el siguiente a pasar por la prueba.

¿A qué jugamos?