Síndrome de Burnout

¿Ves tu trabajo cada vez más estresante? ¿Estás agotado emocionalmente y sientes que te falta energía a la hora de hacer tu trabajo? ¿Notas que no rindes lo suficiente en tu jornada laboral? ¿Tienes el autoestima por los suelos? ¿Te cuesta concentrarte y por las noches sufres insomnio? Si te sientes identificado con estos síntomas, puede que padezcas el síndrome de Burnout, así que ¡sigue leyendo! En este post te contamos en qué consiste, sus causas, qué puedes hacer para prevenirlo y consejos para evitarlo.

 ¿Qué es exactamente el síndrome de Burnout?

El síndrome de Burnout es un trastorno psicológico causado por el estrés laboral. Es decir, agotamiento tanto mental como físico o emocional. Es una respuesta de nuestro cuerpo al estrés crónico que causa el trabajo y que tiene efectos tanto en en empleado como en su rendimiento laboral.

Puede que pienses que son síntomas muy comunes y, por eso mismo, restarle importancia. Sin embargo, si estás en esta situación, acude a tu médico para poder tratarte correctamente. Y es que, el síndrome de Burnout ha sido reconocido este año como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Cuáles son las posibles causas del síndrome de Burnout?

Las causas del síndrome de Burnout son, principalmente, las condiciones del trabajo y el entorno laboral. Si estás expuesto a una rutina que exija mucho esfuerzo, dedicación, responsabilidad y un nivel elevado de estrés continuo, estarás expuesto también a las causas de esta enfermedad. 

Debes tener en cuenta, además, otros factores que pueden desencadenar en el síndrome de Burnout, como las expectativas interpersonales. Esto significa que, está muy bien ponerse metas, pero estas tienen que ser realistas y asumibles. Ser conscientes de tus limitaciones, tanto las propias como las impuestas (horarios), te permitirá organizarte mejor y conseguir pequeños éxitos cada día. 

¿Cómo prevenir el síndrome de Burnout?

El síndrome Bunout o del empleado quemado se da por dos circunstancias: las laborales y las personales. En cuanto a las primeras, la misma empresa es la que debería tomar medidas. Evaluar las condiciones en las que trabajan sus empleados y sus capacidades individuales  para asumir responsabilidades y lidiar con el estrés. 

Por otra parte, como trabajador también puedes prevenir los síntomas de esta enfermedad. Y para eso, es necesario hacer un análisis del puesto de trabajo que ocupas, los problemas que te causa o que te puede causar y hacérselo saber a la empresa. Si no se actúa al respecto, entonces tendrás que poner en una balanza los pros y los contras de tu cargo y tomar una decisión.  Recuerda que no hay nada más importante que tu salud.

Consejos para evitar o superar el síndrome de Burnout

  1. El apoyo social es muy importante. La familia, los amigos, los compañeros serán tu gran apoyo cuando más lo necesites. Por eso, si tus síntomas coinciden con los del síndrome de Burnout, es importante que tu entorno lo sepa. Ellos te ayudarán a tomar una decisión y a superar las consecuencias.  
  2. Una rutina de sueño es clave. Márcate una rutina de sueño de 8 horas y sobre todo, ¡cúmplela! Descansar la mente y el cuerpo es muy importante para evitar o superar el síndrome de Burnout. Y para descansar adecuadamente durante la noche, te recomendamos hacer deporte. El ejercicio físico te ayudará por una parte a desconectar la mente y, por la otra, a cansarte. Por eso, una actividad diaria ligera como pasear, ir en bici o nadar te ayudarán a conciliar el sueño mucho más fácilmente.
  3. Llevar una dieta sana y saludable. Eliminar o reducir los alimentos procesados, sustituir las carnes rojas por pescado e introducir en tu dieta productos como las legumbres, las verduras y los cereales, te harán sentirte más ligero y tener digestiones menos pesadas. En poco tiempo, notarás un cambio incluso en tu humor. ¡Compruébalo!
  4. Mentalidad positiva. Por último, recuerda que no se puede hacer nada para evitar que ciertas cosas ocurran, pero sí puedes controlar cómo te afectan a ti. Tener una mentalidad positiva durante tu jornada de trabajo es clave para mantener el síndrome de Burnout alejado. Para hacer frente a los problemas, acude a esta máxima: si no puedes hacer nada, déjalo estar. Y si puedes hacer algo, ¡hazlo!