Nuestra vida cambia completamente cuando somos padres y a veces cuesta volver a la cómoda rutina a la que estábamos acostumbrados. Los horarios cambian, las noches en vela se vuelven más frecuentes y las 24 horas del día parecen insuficientes para dar abasto con todas nuestras obligaciones. Tanto para ejercer de padres y madres, como para desempeñar nuestro papel de trabajadores.

Por ese motivo, la posibilidad de compaginar las tareas profesionales con la atención a la familia se ha convertido en una de las tendencias más demandadas en el sector laboral, donde trabajadores y empresas se benefician de unas condiciones que permiten mantener una buena satisfacción laboral y unos niveles de eficiencia altos.

El 58% de las empresas cuenta con medidas de conciliación para sus empleados/as, y hasta un 77% en el caso de las grandes empresas

Aun así, todavía hay muchos padres y madres que se ven obligados a recurrir a guarderías o cuidadores ante la falta de acuerdo con sus empresas, lo que deriva en situaciones de estrés, frustración o desgaste laboral, y acaba influyendo tanto en la vida personal como en la profesional.   

Si quieres saber cuáles son las tendencias que se están implementando en el mundo laboral, o quieres proponer alguna idea a tu empresa para poder mejorar el equilibrio de tu vida personal-profesional, toma nota de las siguientes medidas para mejorar la conciliación en el trabajo:

  1. Jornada flexible: Es una de las medidas más frecuentes y a las que se acogen la mayoría de padres y madres. Hasta que el/la menor tenga 12 años, los trabajadores/as tienen derecho a solicitar que se adapte la duración y la distribución de su jornada laboral, sin necesidad de solicitar una reducción.
  2. Jornada intensiva: En aquellos meses de vacaciones de verano, un horario de 8:00-15:00 puede ayudarte a pasar más tiempo con tus “peques”, aprovechando así el buen tiempo.
  3. Teletrabajo: En aquellos trabajos que lo permitan, un día a la semana de teletrabajo puede ser la solución para poder ir a buscar a tus hijos/as al cole, llevarlos al médico, o simplemente darte un respiro de aglomeraciones y atascos.
  4. Guarderías en los centros de trabajo: Las grandes compañías ya empiezan a prestar servicio de guardería para sus empleados/as, aunque entendemos que no está al alcance de todos. Si eres uno de los afortunados/as… ¡te envidiamos! 
  5. Banco de horas: Nadie planea las llamadas del director, los resfriados que se convierten en gripe, o los días en los que los abuelos/as están ocupados, por lo que no hay más remedio que salir del trabajo antes de tiempo. Para esas ocasiones, un banco de horas puede compensar el tiempo fuera de tu puesto, o permitirte recuperarlo posteriormente para que todos salgáis ganando.

Estas medidas son solo un ejemplo de todos los cambios que se pueden hacer por adaptar el trabajo a tus necesidades personales. Pero en materia de creatividad no hay nada escrito: piensa y propón a tu empresa aquellas ideas que se te ocurran y que mejor se adapten a los intereses de todas las partes interesadas. 

¡Nadie debería tener que elegir entre ser buen padre (o madre) o buen empleado!