Todavía son muchas las empresas que siguen haciendo teletrabajo a causa del impacto que la expansión del COVID-19 tuvo en la sociedad. Hasta nuevo aviso, la mayorá no volverá a pisar la oficina hasta septiembre. “Y ya veremos cómo está la cosa” es la frase que más suena cuando se habla de ello.

En esta ocasión no te vamos a hablar sobre recomendaciones de seguridad y precaución, ya que debes de estar cansado de oírlas, sino que vamos a centrarnos en ti y en cómo afrontar de la mejor manera posible este nuevo cambio. Después de más de 4 meses, ¡volverás a encontrarte con tus compañeros y compañeras de trabajo cara a cara! ¿No te hace ilusión?

Repasa el recorrido que tienes que hacer hasta la oficina

Los nervios siempre nos juegan malas pasadas, y al inicio de septiembre habrá mucha gente nerviosa tanto en el transporte público como en la carretera. Puede ser que hayan añadido carriles bici en tu ciudad o que las terrazas ocupen más espacio en la acera que antes. Lo mejor para ir tranquilo al primer día de trabajo es que hagas el recorrido con antelación para ver lo que ha cambiado. ¡Hasta puede que encuentres algún atajo! De este modo, lo que para ti antes era una rutina en la que ni te parabas a pensar, ahora volverá a serlo.

Piensa en lo que te llevaste de tu escritorio

¿Usas una botellita de agua de cristal reutilizable y te la llevaste antes de la cuarentena? ¿También cogiste una libreta y un boli porque en casa no tenías? Haz una lista teniendo en cuenta todos estos detalles y prepara los objetos que podrías necesitar antes de volver al trabajo. Si añades nuevas cosas que antes no tenías a la lista, planifica si podrás llevarlo todo de golpe o tendrás que hacerlo en 2 o 3 días diferentes. Intenta poner una prioridad a cada cosa para saber lo que tienes que trasladar antes.

De este modo, a pesar del tiempo que ha pasado, volverás a trabajar en el mismo espacio que dejaste atrás. ¡Incluso puede que empieces teniéndolo todo más organizado! Dedica tiempo a mantenerlo limpio y despejado para mejorar tu concentración en el trabajo.

¿Echarás de menos a tu pareja o tus hijos?

La mayoría de personas están deseando tomarse un descanso de la pareja y los hijos. Tantos meses juntos han dado para más de una discusión. Pero es verdad que al despegarnos de ellos no podremos evitar echarlos de menos. Podemos adelantarnos a los acontecimientos e imprimir un par de fotos de todos juntos, o escoger un objeto que nos recuerde a ellos.

Piensa también en tus mascotas

En cierto modo, los animales son quienes lo pasarán peor cuando volvamos al trabajo. Ellos no pueden entendernos, por lo que no sabrán qué ocurre cuando nos vayamos de casa durante todo el día. Podrán pensar que los abandonamos, desarrollar mucho estrés y conductas destructivas. Con los días puede que se vayan acostumbrando, pero al principio será duro.

Piensa también en ellos y no les hagas pasar este mal trago. Puedes habituarles, poco a poco, a quedarse solos. Empieza cerrando la puerta de una habitación con ellos dentro durante unos minutos, luego una hora, y así sucesivamente. Luego ábrela sin prestarle atención, como si te hubieras olvidado de que estaba allí y haz ver que vas a buscar alguna cosa. El animal no lo verá como algo en contra de él y aprenderá a quedarse solo cada vez más tiempo. Cuando ya hayas practicado esto, prueba a pasar un rato fuera de casa sin él, como si te fueras a trabajar.

¿Tienes algún otro consejo para la vuelta al trabajo? ¡Nos lo puedes dejar en un comentario!