cena de empresa de navidad

¿Todavía no has confirmado tu asistencia a la cena de empresa de Navidad? ¡¿A qué estás esperando?! Este tipo de eventos son la oportunidad perfecta para socializar con tus compañeros/as en un ambiente alejado del entorno laboral. 

Durante el año, pasas gran parte de tus días conviviendo con personas de las que muchas veces solo sabes su nombre (y, con suerte, su apellido porque le has enviado algún que otro email). Esto es bastante común en empresas grandes con muchos departamentos. Pero, ¡hay que ponerle solución! Muchas empresas no tienen por costumbre realizar actividades de team building, pero lo que la mayoría no perdona es una comida o cena justo antes de las vacaciones de Navidad.

Las empresas hacen un esfuerzo en estas fechas para invitar al equipo a una comida o cena. Lo preparan todo para organizar una velada entretenida que, a veces, también conlleva copas y música en un restaurante, hotel o sala de fiestas.

También es común que estos eventos tengan lugar en un día laborable para conseguir más asistencia. Normalmente se celebra un jueves por la noche, cuando la entrada al trabajo al día siguiente se puede estirar un poco, o un viernes por la tarde o noche. A veces, el solo hecho de pensar lo cansado que estarás de toda la semana de duro trabajo, te echa para atrás y dudas si ir hasta el último momento.

¡Que la pereza no pueda contigo! Aquí te contamos por qué no deberías perderte la cena de empresa de Navidad:

  1. Mejora la relación entre compañeros/as. Este tipo de celebraciones en los que puedes relajarte un poco más, son un buen momento para acercarte a tus compañeros, crear momentos memorables y mejorar así el clima laboral. 
  2. Relacionarse con personas distintas. Como decíamos, es posible que no conozcas a parte del equipo, sobre todo si vienen de otras partes del país o no tienes contacto directo con ellos/as en tu día a día en la oficina. Es posible que descubras gente interesante con la que compartir motivaciones y puntos de vista.
  3. Cercanía con los jefes. Ten en cuenta que las cenas de empresa de Navidad las organiza (normalmente) la compañía, por lo que están invitados todo tipo de perfiles: empleados/as, jefes, directivos… Es la mejor forma de romper por unas horas con la jerarquía profesional, personificando la figura de los altos cargos y acercándoles al resto del equipo. 
  4. Integración de los nuevos trabajadores. Recuerda cuando entraste en la empresa y piensa en lo difícil que es llegar a formar parte de un grupo que lleva tiempo consolidado. Esta es la oportunidad perfecta para hacerles sentir parte del equipo y darles el apoyo y motivación que necesitan.

Es cierto que muchas veces una simple cena o comida no es suficiente para interactuar con todos los compañeros. Por eso, cada vez más se están poniendo de moda las actividades de team building en estos eventos. Los juegos, los premios o sorteos, la presentación de las nuevas incorporaciones son parte de este nuevo concepto de cena de empresa de Navidad. Pero si esto no está incluido, siempre puedes aprovechar las copas de después para socializar. 

Ahora, después de haber leído el artículo, te preguntamos: ¿vas a ir a la cena de Navidad de tu empresa?