Estrés postvacacional: claves para evitarlo
Estrés postvacacional: claves para evitarlo

El estrés postvacacional es el conjunto de síntomas que aparecen cuando debemos afrontar la vuelta al trabajo y las rutinas que esto conlleva. Ansiedad, depresión, falta de concentración o rendimiento son algunos de los más comunes.

Según un estudio de Adecco, 1 de cada 3 trabajadores sufre o sufrirá el síndrome postvacacional al volver al trabajo. Para evitar esta situación hay que tomarse el regreso a la rutina con tranquilidad y organización. Estas son algunas de las claves para evitar el estrés postvacacional.

Organización

El primer día después de las vacaciones hay que dedicar unos minutos a priorizar tareas. Querer cumplir con todas las fechas de entrega en un mismo día generará malestar y frustración. Por tanto, es conveniente analizar los trabajos pendientes y establecer una lista de prioridades.

Planificar la vuelta

Es importante establecer un margen de días antes de volver al trabajo. Para que la vuelta no sea tan dura, es mejor regresar a casa entre dos y tres días antes del primer día de trabajo. Así, nos iremos adaptando al cambio con mucha más facilidad.

Rutina del sueño

Es normal que las rutinas del sueño varíen durante las vacaciones. Al no tener que llevar a los niños al colegio ni acudir pronto a la oficina, no es necesario levantarse a las 7 u 8 de la mañana cada día. Sin embargo, es recomendable ajustar las horas de sueño antes del primer día de trabajo. Durante este período deberíamos dormir las mismas horas que una día laboral, lo que supone levantarse y acostarse cada día a la misma hora.

Saber desconectar del trabajo

Para no forzar la máquina durante las primeras semanas, hay que aprender a desconectar. En lugar de estar pendiente de los correos más allá del horario laboral, dedica ese tiempo a la familia y a hacer todas aquellas actividades que te motiven.

Deporte

Alguna de estas actividades pueden estar vinculadas al deporte. Tenis, padel, fútbol… cualquier momento es bueno para pasárselo bien y liberar el estrés acumulado durante la jornada laboral. Además, te sentirás mejor y tu cuerpo te lo agradecerá.

Una buena alimentación

La alimentación también puede influir en las situaciones de estrés, depresión y ansiedad. Dedica el tiempo que sea necesario a las comidas, no corras por querer volver antes a la oficina y aprovecha para comentar tus vacaciones con tus otros compañeros. Aprovecha la vuelta al trabajo para recuperar una dieta saludable y reducir la ingesta de bebidas azucaradas y el alcohol.