tu trabajo es tu pasión

El lunes es un día crítico en la vida de todos los trabajadores. En la mayoría de los casos, se terminan los dos días de descanso semanal y toca ponerse de nuevo el despertador. La sensación con la que nos despertamos esa mañana es clave para saber si tu trabajo es tu pasión, te es indiferente o, definitivamente, lo odias. Pero hay otras pistas. ¿Quieres saber si es tu vocación? Aquí te lo contamos.

La satisfacción laboral en España es del 71%, un punto por debajo de la media europea. No está mal en términos generales pero, si le damos la vuelta, vemos que todavía hay un 29% de empleados que no están contentos, según una encuesta realizada por Randstad. Los motivos pueden ser sus funciones, la cultura de la empresa, su jefe/a o sus condiciones laborales. Si no tienes claro en qué porcentaje te sitúas, responde a las siguientes preguntas. Quizá, cuando acabes de leer el artículo, te plantees un cambio de vida.

5 claves para saber si tu trabajo es tu pasión

  1. ¿Cómo te levantas el día que tienes que trabajar? Como comentábamos al principio, la primera pista para descubrir si tu trabajo es tu pasión es saber si tienes ganas de ponerte manos a la obra cada mañana o, por el contrario, prefieres quedarte en la cama para no tener que afrontar el día.
  2. ¿Piensas en el trabajo durante tu tiempo libre? Si el fin de semana te sirve para desconectar y cuando regresas a la oficina el lunes no recuerdas ni en qué empresa trabajas, esta es sin duda, una pista importante. Pero si no dejas de pensar en nuevas herramientas o ideas para aplicar en tu trabajo y te ilusiona ponerlas en marcha… ¡estás de suerte! Tu trabajo es tu pasión.
  3. ¿Cuáles son tus prioridades? Está claro que no todo es el trabajo, por mucho que te guste. Pero después de la familia y los amigos cercanos, el lugar que le das al resto de acciones que realizas en tu vida te dirá dónde posicionas tu empleo. Es decir, si tu agenda extralaboral con tus aficiones, citas y eventos son inamovibles, sin duda, el trabajo no es tu prioridad. Sin embargo, si no te importa retrasar o posponer estas actividades por reuniones de última hora o trabajo extra, tu trabajo es también tu sueño. Eso sí, por tu salud mental y social, ¡que no se convierta en una costumbre!
  4. ¿Quieres mejorar en tu trabajo? Las personas que están encantadas con su trabajo normalmente quieren mejorar y prosperar dentro de la empresa. O simplemente ampliar conocimientos. Por eso, leen o hacen cursos sobre su campo o sector. Si no es tu caso, probablemente tus motivaciones para seguir en el trabajo sean otras.
  5. ¿Te quejas cuando hay mucho trabajo o tienes que hacer horas extra? Si eres de los que nunca se queja cuando hay picos de trabajo y hay que dedicarle más tiempo del estipulado, o eres un santo o tu trabajo es tu pasión. Si te molesta invertir tiempo de más ocasionalmente, las llamadas justo antes de recoger tus cosas y salir de la oficina o tener que trabajar un fin de semana para llegar a tiempo, deberías plantearte un cambio. 

Respondiendo a estas cinco preguntas ya te habrás dado cuenta de si tu trabajo es tu pasión o tu pesadilla. Obviamente, no todo es blanco o negro y, aunque muchas veces no nos dediquemos a desarrollar nuestro sueño, existen otros condicionantes que nos invitan a mantenernos en nuestro puesto de trabajo. Sea como sea, si estas cinco pistas te han ayudado a darte cuenta, nos damos por satisfechos.