Comidas para llevar a la oficina sin microondas

Cuando queremos llevar al trabajo comida casera para seguir una dieta saludable , uno de los principales hándicaps que podemos encontrar es no tener una zona donde calentar los alimentos. No contar con un microondas en la oficina puede parecer una gran limitación,  pero lo cierto es que hay muchos alimentos que pueden comerse fríos o a temperatura ambiente y seguir siendo igual de sabrosos y nutritivos.

En numerosas ocasiones, por cuestiones de tiempo o comodidad, acabamos consumiendo algún tipo de snack, bocadillo o sándwich a deshoras o comiendo en algún restaurante cercano. Esto hace que no podamos seguir una pauta tan sana como la que querríamos.  Lo más importante es no renunciar a comer saludable en el trabajo, ya que es uno de los lugares donde más tiempo pasamos.

3 comidas fáciles para llevar al trabajo

Es importante recordar que una buena alimentación durante el horario laboral es clave, ya que nos permite afrontar el trabajo con más energía y nos ayuda a mantener un correcto funcionamiento del cerebro. La concentración o la memoria están directamente asociadas a nuestra nutrición y es importante tomarnos un tiempo para descansar, hidratarnos y comer adecuadamente para estar al máximo de nuestras facultades. Por lo tanto, una buena opción es escoger aquellos alimentos que aguanten bien en temperatura ambiente y que apenas pierdan nutrientes con el paso del tiempo.

Ensalada de pollo y aguacate

Las ensaladas son una fórmula muy sencilla de comer sano y variado. Aportan una gran cantidad de nutrientes y contienen un porcentaje muy reducido de calorías. Asimismo, brindan una gran variedad de opciones para condimentarlas con cereales o semillas de todo tipo. Un consejo para que no se ennegrezca durante el día es rociar un poco de limón o aliñarla en el momento que la vamos a comer para que permanezca más fresca. La ensalada de pollo y aguacate es una buena opción al contener grasas saludables, proteínas, hierro y potasio, una combinación perfecta que contiene muchos de los nutrientes esenciales.

Tortilla de calabacín o espárragos

Las tortillas pueden ir acompañadas por una gran cantidad de ingredientes y conservarse fácilmente. Además, son un plato que, aún estando frío, sigue siendo muy sabroso. Las tortillas de calabacín o espárragos pueden ser opciones muy sencillas de preparar y muy saludables al ser ricas en fibras y vitaminas. Pero no son las únicas ya que también puedes prepararlas con alcachofas, espinacas o atún, entre otras muchas opciones. Lo importante es combinarlas con alimentos que nos puedan aportar nutrientes a lo largo del día. Y como consejo,  ¡te animamos a que añadas una pizca de cúrcuma para darle color y mejorar la digestión!

Guisantes salteados con sepia o jamón

Los guisantes son una fuente de proteína vegetal con una alta concentración de carbohidratos, hierro, vitaminas y antioxidantes. Eso hace de esta legumbre uno de los alimentos más completos y saludables para llevar al trabajo. Por otro lado, este plato es perfecto para comerlo frío en cualquier fecha del año. Por su parte, la sepia es una gran fuente de minerales como el yodo y es rica en vitaminas A, B y E, esenciales para nuestro sistema inmunológico y nervioso. Mientras que el jamón aporta ácidos grasos y proteínas.