Batch Cooking

Comer sano y equilibrado durante la semana es posible. Y sin tener que cocinar todos los días o pasarte el domingo en la cocina preparando tuppers. Es todo una cuestión de organización y aplicar el método Batch cooking. ¿Sabes qué es? Conviértete en un maestro de la optimización y la alimentación saludable en 5 sencillos pasos.

Seguro que en el momento de preparar el menú semanal se te ocurren cientos de motivos para no hacerlo. Que si no tengo tiempo para ir a la compra, que si no sé cocinar, que si estoy muy cansado para pasarme el día en la cocina o, simplemente, quiero disfrutar de mi tiempo libre. Pues esas excusas van a dejar de serlo. Hoy te traemos una forma de organizar tus comidas de lunes a viernes que, aunque no es nueva, no todo el mundo la conoce. Te presentamos el Batch Cooking, ¡conócelo!

Batch Cooking es el término anglosajón para denominar la cocina por lotes. ¿Qué quiere decir esto? Preparar ingredientes por separado que se puedan combinar de diferentes formas para crear platos distintos y con todos los nutrientes necesarios. Si no crees que sea posible, aquí te dejamos trucos y consejos para conseguirlo.

Consejos para cocinar con el método Batch Cooking

  1. La clave del batch cooking está en la planificación. Puedes tener 4 plantillas semanales y así solo repetirás la combinación una vez al mes. Para planificar correctamente, tendrás que tener en cuenta los distintos grupos de alimentos que conformarán los platos combinados..
  2. Como ya habrás planificado el menú, la compra te será mucho más sencilla. Solo tendremos que añadir algún complemento extra que necesitemos. De esta forma, evitaremos los procesados y precocinados porque no tendremos que improvisar. Y por eso mismo, nuestra dieta será mucho más saludable.
  3. Antes de ir al mercado o al supermercado, echa un vistazo a los productos que tienes en la nevera o despensa. Con la regla de “lo que entra primero, sale primero”, le darás salida a alimentos que estarán menos frescos y, por tanto, más cerca de su fecha de caducidad. Así ahorrarás en la compra y estarás evitando el desperdicio de alimentos. 
  4. Utiliza productos de temporada. Los productos de cada estación aportarán más sabor a tus platos y te ayudarán a ahorrar en tu compra.
  5. Ahora toca escoger qué día vas a dedicarle unas horas a preparar la comida. Por lógica suele ser el domingo, ya que es festivo y es el momento de la semana en el que nos dedicamos a las tareas domésticas que nos han quedado pendientes. Además, así tendrás la comida “recién hecha” para los siguientes días.
  6. Optimiza el tiempo y los recursos. A la hora de cocinar, utiliza todos los fogones a la vez y en vertical. Es decir, pon en funcionamiento el horno, los fogones y si es necesario, el microondas o la Kettle para hervir agua. Y sácale el máximo partido a cada uno. Cuando hornees, usa varias bandejas colocadas en distintas alturas, cuando cuezas, aprovecha para cocinar al vapor sobre la olla. 
  7. Cocina a lo grande. Prepara comida en grandes cantidades, ahorrarás dinero en la compra y podrás utilizarlo para varios días. 
  8. Consérvalo en pequeñas cantidades y en recipientes seguros (mejor si son de vidrio y herméticos). Guardando la comida en raciones individuales será más fácil de descongelar y consumir. 
  9. Apuesta por la comida que se conserva mejor. La pasta, el arroz y las legumbres son una buena opción que se puede cocinar en grandes cantidades y congelar sin perder las propiedades. Puedes hacer lo mismo con las cremas, caldos o, incluso, bocadillos ya preparados.

Ideas para poner en práctica el Batch Cooking

La base de tus platos deben ser productos que combinen a la perfección con cualquier ingrediente. Y para eso no hay nada mejor que la pasta, los cereales, el cuscús, el mijo o la quinoa. ¿Cómo puedes utilizarlo? Muy fácil, como guarnición, en ensaladas, para salteados, sopas, guisos, rellenos de verduras. ¡Echa a volar tu imaginación!  

El pollo asado da mucho juego. Es muy fácil de preparar y luego puedes usar la carne de infinitas maneras: en ensaladas, sándwiches, lasañas, sopas, empanadas, crepes…

Y si vas a encender el horno, ¿por qué no preparar una gran bandeja de verduras asadas? Te servirán como guarnición o para alguna cena ligera.

Las legumbres son esenciales para una alimentación saludable y, por supuesto, otra de las grandes bases del Batch Cooking. Puedes cocerlas tú mismo o comprarlas en conserva natural. Puedes tomarlas en platos fríos o calientes, con carne, con pescado, verduras, cereales… Y, si además estás pensando en los almuerzos o meriendas, nada mejor que una ración de hummus con palitos de verduras crudas.

Recuerda que el pan se puede congelar en rebanadas listas para tus tostadas matutinas y la fruta congelada puedes aprovecharla para ricos smoothies. ¡Aquí nada se echa a perder!