Cómo cumplir con las fechas de entrega sin agobiarse
Cómo cumplir con las fechas de entrega sin agobiarse

Uno de los grandes males de trabajar es el estrés. Esto se debe principalmente por la presión de entregar las cosas bien hechas y cuanto antes. Pero no siempre es fácil. Te damos algunos consejos para no desesperar ante las fechas de entrega en el trabajo.

En primer lugar, mantén la calma

Los nervios hacen que entreguemos trabajos de mala calidad. Y, al final, agobiarnos es peor porque perderemos más tiempo en rehacerlos. Ante este tipo de situaciones, hay que estar tranquilos y evitar estresarnos. Y en el caso de que no lleguemos, sobre todo, levantar la mano y decirlo. A pesar de todo, nuestro jefe agradecerá que le avisemos antes de que llegue la fecha y no estén las entregas listas.

Priorizar

Si tenemos varias fechas de entrega en una misma semana, prioriza. Aunque todo sea para ya, seguro que hay cosas más urgentes que otras. Ten presente que solo tenemos dos manos y no podemos hacer dos tareas a la vez. Si hacemos varias cosas en paralelo, todo acabará saliendo mal.

Relativizar

A no ser que seas médico, el trabajo que realizas no salva vidas. Si bien es cierto que hay que hacer las cosas bien, todo en su justa medida. Las fechas de entrega no son una cuestión de vida o muerte. Por tanto, lo mejor que puedes hacer es relativizar.

Apoyarnos en nuestros compañeros

Los compañeros de trabajo son de lo más valioso que tenemos en un trabajo. Nos apoyan en los malos momentos, comparten con nosotros los buenos y nos motivan. Por eso, si ves que no llegas a tiempo, comparte tu situación con ellos. Quizá alguno te pueda echar una mano y evitar que te ahogues en un vaso de agua.

 

Si combinas estos cuatro aspectos seguro que será más fácil cumplir con las fechas de entrega. Pero, ante todo, lo más importante es afrontar estas situaciones con calma para evitar el estrés.