Recomendaciones para mantener la motivación laboral

Es normal que en algunos momentos de nuestras vidas sintamos una cierta desmotivación por lo que hacemos, ya sea en el trabajo o en nuestra vida personal. Esta falta de motivación no sólo nos afecta a nivel personal, sino también a todo aquello que nos rodea, en casa, el trabajo o con aquellas actividades que hacemos diariamente. Por regla general, si no tenemos una motivación laboral no somos tan eficientes y productivos, y eso  repercutirá negativamente en nuestro puesto de trabajo.

La motivación laboral y el autocontrol

Es importante recordar que somos personas humanas y que no siempre es posible ofrecer la mejor versión de nosotros mismos. Lo importante es saber gestionar cada momento de la mejor manera posible, autocontrolarnos y tener unos “trucos” eficientes para que todo lo que esté en nuestras manos lo podamos asumir y cumplir.

Es cierto que algunas circunstancias externas no dependen de nosotros, pero es importante conocer unas fórmulas que nos permitan mantener la motivación laboral y saber encarar las cosas con una actitud más positiva. Según Daniel Goleman, un prestigioso psicólogo experto en motivación personal, la automotivación es la “habilidad para realizar acciones por uno mismo sin la necesidad de ser impulsado por otros factores y para mantener la mente creativa y encontrar soluciones”. Según él, una emoción siempre deriva en una acción, por lo que es importante saber manejar nuestra mente y diálogo interno para llevar a cabo nuestro día a día.

5 recomendaciones que te ayudarán a mantener la motivación laboral

1. Plantéate objetivos a corto plazo y que sean fáciles de conseguir

Divide las tareas en metas que sean más asequibles y realizables. Una visión a corto plazo, nos permite visualizar más fácilmente el camino. Luego, márcate objetivos grandes y considéralos una parte de ello.

2. Ten una comunicación positiva contigo mismo

Si constantemente tenemos un pensamiento negativo, nuestras acciones pasarán también a ser negativas. No permitas que tu diálogo interior sea incluso peor de lo que te diría cualquier otra persona.

3. Plantéate las cosas de manera ordenada y empieza una con decisión

A veces es más difícil ponerse a realizar una tarea que luego realizarla. Intenta no dejarla a mitad de camino, ya que entonces se pierde la satisfacción de haber acabado una faena bien hecha. Una buena opción es elaborar un diario con los progresos que se han ido consiguiendo.

4. Busca a alguien que te ayude a seguir motivado y crea un buen ambiente de trabajo

Tal vez la mejor forma sea compartir la faena con alguien. Es importante mantener un un espíritu de colaboración y una mentalidad positiva. Además, una sana competencia ayuda a seguir creciendo y aprendiendo de los demás.

5. Haz una lista con aquellas razones de peso que te mantienen motivado

Averigua qué es lo que te hace feliz. Si conocemos nuestros objetivos y nos los recordamos cuando estemos desmotivados, sabremos encarar el día a día sin tanta pereza y desgana.