Recupera tu rutina alimentaria después de la Navidad

En Navidad es muy fácil abandonar la rutina alimentaria que hemos estado trabajando durante todo el año. Mantener una alimentación saludable o cuidar la línea y no hacer que la báscula se vuelva loca es complicado cuando se juntan tantos días de celebraciones en las que la gran variedad (y cantidad) de comida es la protagonista.

Comemos mucho más, abusamos de alimentos poco recomendables y hasta bebemos más alcohol con la excusa de que es Navidad. Aun así, todos los años nos repetimos: “cuando se acaben las fiestas haré dieta”. Pues ya estamos en enero y ese momento ha llegado. Ahora toca recuperar los buenos hábitos y la dieta equilibrada. Aunque no lo creas, tu cuerpo y tu mente lo agradecerán. ¡Te ayudamos a conseguirlo!

Desayuna con té verde

Prueba a tomar té verde durante una temporada. El té verde posee una extraordinaria capacidad diurética y antioxidante, ideal para depurar el organismo después de las Navidades y mantener una buena salud cardiovascular.

Vuelve a respetar las cinco comidas diarias

Es cierto que durante las Navidades se come mucho pero lo solemos hacer sobre todo durante las comidas o las cenas, haciéndolas interminables. Sin embargo, para mantener una dieta equilibrada no es suficiente con comer poco y sano, sino que también hay que respetar las cinco comidas diarias para no llegar hambrientos a la comida o a la cena. Es recomendable, además, comer entre cada 2 y 4 horas y que optes por productos saludables: una pieza de fruta a media mañana y por la tarde te ayudará a mantenerte saciado entre horas. 

Come en platos pequeños

Escoger el tamaño de los platos es clave para controlar la cantidad de comida que consumimos. Es muy complicado medir el tamaño de las raciones a ojo por eso, y para ajustar las medidas y no pasarnos, puedes optar por utilizar platos de postre, siempre que la receta lo permita. Así, tendrás la sensación visual de que estás comiendo más de lo que realmente es. ¡Engañar al estómago empieza por engañar a nuestros ojos!

Haz ejercicio

Muchas personas entienden las Navidades como tomarse unas vacaciones de todo: del trabajo, de la alimentación saludable y, también, de los buenos hábitos. Y con buenos hábitos nos referimos al deporte. Es inevitable que los compromisos familiares y los cambios de horarios rompan nuestra rutina de ejercicio físico. Te aconsejamos que, después de las fiestas, vuelvas al gimnasio o retomes las actividades que ya hacías. Y, si eso te cuesta más al principio, empieza por ir andando al trabajo o, si  está lejos, bájate un par de paradas antes para caminar aunque sea un tramo.

Bebe agua

Otra de las claves para retomar la rutina alimentaria al volver de las vacaciones es beber agua cuando tengas sed. Hidratarse es esencial para depurar toxinas y que nuestro sistema digestivo funcione correctamente. Te recomendamos tener una botella de agua a mano todo el día, así lo tendrás más fácil para beber y, si es portátil y reusable, ayudarás a cuidar del planeta a la vez que te cuidas tú.