5 postres helados saludables para refrescarte este verano
5 postres helados saludables para refrescarte este verano

El verano ya está aquí y qué mejor momento que refrescarse con unos buenos postres helados. Y para evitar un alto contenido en grasas y azúcares, estas son algunas propuestas para prepararlos rápido y fácilmente desde casa.

Helado de yogur natural con frutas

El yogur es un postre clásico durante todo el año y lo podemos utilizar para preparar un helado durante el verano. La ventaja del helado con yogur es que nos va a salir una combinación muy cremosa y digerible y se puede combinar con muchas frutas diferentes.

Lo primero que tenemos que hacer es batir el yogur para que nos quede bien cremoso e incorporar la fruta que queramos. Sean fresas, cerezas u otras frutas, lo primordial es lavarlas, deshuesar aquellas que lo requieran y cortarlas en pequeños trozos para que al tomar el helado no queden tropezones.

El siguiente paso es verter la combinación en un táper rectangular y meterlo en el congelador. Para que la mezcla sea agradable y tenga una buena textura, se puede sacar cada media hora y removerla bien. Tras 2 horas, ya estará lista nuestra combinación.

Helado de plátano

El plátano es una fruta que podemos combinar fácilmente para hacer un buen helado. Para empezar, hay que triturar dos plátanos maduros en la batidora (previamente cortados en rodajas y  congelados en una bolsa o recipiente hermético durante dos horas). Es recomendable triturar a alta velocidad en rachas cortas de tiempo y remover de vez en cuando para evitar que se pegue.

Para que el helado tenga una textura cremosa se puede añadir mantequilla o crema de cacahuete en la misma batidora. Tras unos minutos ya podremos servir el helado, aunque si queremos que se solidifique un poco, es suficiente con meterlo en el congelador en un recipiente hermético entre 30 minutos y una hora.

Sorbetes

¿Qué mejor que un sorbete de sandía para apaciguar el calor del verano? Lo único que necesitaremos es unos 700 gramos de sandía troceada, un poco de aceite de oliva, una cucharada de azúcar y una pizca de sal. Para prepararlo solo hay que meter la sandía en la batidora y, mientras se tritura, echamos el azúcar, la sal y un chorro de aceite de oliva.

Cuando esté todo triturado, volcamos la mezcla en un recipiente ancho y lo metemos en el congelador durante unas dos horas para que se solidifique.

Recomendamos remover la mezcla de vez en cuando (cada hora aproximadamente) para que el sorbete no quede congelado en una única placa de hielo. Tras las dos horas solo falta servirnos el sorbete en una copa y añadirle un poco de menta para que tenga un sabor aún más refrescante.

Helado de vainilla con un toque de yogur

Los amantes de la vainilla esperan con ansias la llegada del verano. Un helado de vainilla es sin duda de lo mejor que podemos tomar para calmar la sed. Y, además, es muy fácil de hacer. Para empezar, se debe batir el yogur para que tenga una textura muy cremosa.

Posteriormente añadimos tres cucharadas de vainilla líquida, removemos y ponemos la mezcla en el congelador. Durante el proceso de congelado, como también hemos hecho con el helado de yogur natural con frutas, se debe sacar del recipiente y removerlo para que no quede del todo congelado.

Polos helados de arándanos

Es tan fácil preparar polos helados que incluso los más pequeños de la casa pueden participar en la elaboración. Solo necesitamos unos 160 gramos de leche condensada, unos 300 gramos de arándanos y un poco de zumo de limón.

El primer paso es triturar los arándanos, la leche condensada y el zumo de limón hasta que quede una mezcla muy cremosa. Posteriormente, rellenamos los moldes para polos con la mezcla y colocamos en cada uno de ellos un palito de polo de madera. Ya solo falta meter los polos en el congelador y esperar unas 4 horas hasta que estén listos.