Frutas

El verano está a la vuelta de la esquina y este es el mejor momento para preparar un listado de frutas refrescantes para no pasar calor durante estos meses.

En una dieta equilibrada se recomienda el consumo de unos 400 gramos de fruta al día -unas 5 piezas de fruta-, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO). De hecho, según la misma OMS, se podrían salvar 1,7 millones de vidas si se aumentara el consumo de frutas y verduras, ya que la integración de estos alimentos en la dieta diaria ayudaría a prevenir enfermedades cardiovasculares y algunos cánceres.

Con la llegada del verano apetece consumir frutas refrescantes y saludables para nuestro cuerpo. A continuación, identificamos 6 frutas que deberíamos tener presentes este verano:

Fresas

Es una de las frutas con mayor cantidad de agua entre sus propiedades. Concretamente, las fresas contienen un 90% de agua, por lo que están en un puesto destacado de nuestra lista de frutas para este verano. Aparte de ser un gran antioxidante, contribuye a aliviar el estreñimiento y es rica en vitaminas A y E.

Sandía

Si pensamos en verano seguro que se nos viene a la cabeza la sandía. Como las fresas, la sandía contiene básicamente agua. De hecho, según la Fundación Española de Nutrición, la sandía es la fruta que contiene mayor cantidad de agua, con el 95% de su peso. Además de refrescarnos y calmar la sed, el consumo de sandía contribuye a reducir los dolores musculares, ayuda a mantener una tensión arterial estable y a limpiar los intestinos.

Melón

El melón se queda cerca de la sandía en cuanto a porcentaje de agua se refiere, con el 92%. Además, tiene menos azúcar que otras frutas, con solo un 6%. Esta fruta es rica en vitamina C y en potasio, por tanto, buena para un correcto funcionamiento del sistema nervioso y de los músculos.

Piña

Acabamos nuestra lista de frutas preferidas para el verano con la piña. Pese a que la cantidad de agua es un poco menor que el resto de frutas analizadas (87%), aporta el suficiente porcentaje de hidratos de carbono, contribuye a la protección de las células frente al daño oxidativo al ser fuente de vitamina C y facilita la producción de hormonas tiroideas.