Vuelta al trabajo: esta es la dieta saludable que debes seguir
Vuelta al trabajo: esta es la dieta saludable que debes seguir

Con la llegada de septiembre, es el momento de volver al trabajo y recuperar unos buenos hábitos saludables. Barbacoas, helados en la playa, refrescos y cervezas en el chiringuito, e incluso el abuso de comidas procesadas. Toca reducir el consumo de estos alimentos y bebidas y apostar por una alimentación saludable.

Estos son los pasos que debes seguir para recuperar una dieta saludable en septiembre.

Consumir más frutas y verduras

El primer paso es volver a consumir elementos básicos de la dieta mediterránea. En tu alimentación diaria no puede faltar la ración adecuada de frutas y verduras (400 gramos o cinco piezas, según la OMS y la FAO), verduras, legumbres, pescados, frutos secos y un consumo moderado de carne y lácteos grasos. Una buena ensalada, por ejemplo, es recomendable durante cualquier época del año.

No olvidar ninguna comida, y menos el desayuno

Seguro que no es la primera vez que oyes que el desayuno es la comida más importante del día. Es imprescindible empezar la jornada con energía, y solo lo puedes conseguir con un buen desayuno. Incluye una pieza de fruta, cereales o pan y un lácteo para que este sea completo. Y recuerda, no descuides el resto de comidas después del desayuno. Todas son necesarias para seguir una dieta saludable.

Nada de grasas saturadas y alimentos muy calóricos

Seguro que durante este verano has consumido en más de una ocasión patatas fritas, productos rebozados y helados. Con la vuelta al trabajo hay que eliminar estos alimentos de la dieta. No obstante, no todos los alimentos con alto índice calórico son perjudiciales. Por ejemplo, los frutos secos, el aceite de oliva -también rico en grasas insaturadas o “buenas”- y el aguacate no los debemos dejar de lado en nuestra dieta.

Para beber, agua

El agua es la mejor bebida que podemos escoger para hidratarnos. A diferencia de los refrescos, no solo no tiene azúcares añadidos, sino que sacia nuestra sed definitivamente y es totalmente saludable. Una copa de vino o una cerveza también son una buena elección para acompañar cualquier comida, siempre que se consuma con moderación.

Cocinar de forma saludable

Por último, el proceso de cocción cuenta y mucho en una dieta saludable. Los platos más saludables son aquellos que se preparan a la plancha (carne o pescado, por ejemplo), al horno o al vapor. De esta forma se evita añadir ningún tipo de grasa adicional y, por tanto, no se incrementa el aporte calórico de los alimentos.