Día Mundial de la Alimentación hambre cero

El 16 de octubre se celebra el Día Mundial de la Alimentación y queremos aprovechar esta fecha tan importante para reivindicar el objetivo de Hambre Cero en el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) decretó el 16 de octubre como el Día Mundial de la Alimentación. Una fecha que sirve para recordar uno de los objetivos principales recogido en la Agenda 2030:  erradicar el hambre en el mundo.

En este artículo repasamos qué puedes hacer para poner tu granito de arena y contribuir al objetivo de hambre cero. ¡Pasa a la acción!

Fomentar el comercio justo

Los mercados de países en desarrollo son los que más sufren la sobreexplotación de las tierras debido a un consumo desmedido. Por ello, apuesta por un comercio justo, responsable y equitativo que permita que sean los productores los protagonistas de su propio desarrollo.

Contribuir a sistemas productivos de alimentación sostenible

Es necesario fomentar sistemas productivos de alimentación sostenible. O lo que es lo mismo, siempre que sea posible, adquirir todos aquellos productos de agricultores y ganaderos que no alteren las condiciones del cultivo de plantas ni se lucren de la explotación del ganado.

En este sentido, en Serunion ya hemos tomado medidas. Fomentamos el apoyo a los productos ecológicos y de kilómetro 0: alimentos de la huerta, de primera calidad y de proveedores locales, que protegen el medio ambiente y garantizan las formas sostenibles de producción de alimentos.

Reducir los excedentes

Este es un punto en el que todos podemos actuar. Al hacer la compra en el supermercado, recuerda consumir responsablemente. Para impulsar el hambre cero en el mundo, evita las compras compulsivas y adquiere solo aquellos productos que vayas a consumir. Reducir el desperdicio de alimentos es la mejor forma de respetar a los productores y solidarizarnos con los que menos tienen.

Ciudadanos comprometidos

Toda acción es poca. Por eso, además de aplicarnos la lección, es importante exigir que gobiernos, empresas públicas, privadas y sociedad civil cumplan con sus compromisos. Desde invertir en políticas para garantizar una alimentación y sistema de producción sostenible hasta luchar contra el desperdicio alimentario. Es responsabilidad de todos alcanzar el objetivo de Hambre Cero.