Desayunos saludable para niños

Cuando suena la alarma y toca despertar a los más pequeños de la casa, es importante recordar que deben empezar el día con energía. Mientras han dormido, sus reservas energéticas se han ido agotando y es necesario que tomen una buena ingesta de nutrientes para reponer esas reservas. A lo largo del día, los niños pasarán muchas horas realizando actividades físicas y mentales, por lo que un desayuno saludable es esencial para que empiecen bien la jornada.

El desayuno, como parte de un hábito saludable

Lo más importante es que adquieran el desayuno como un hábito saludable. Por eso, siempre es recomendable que los alimentos que tomen sean lo más naturales y sencillos posible. Un correcto desayuno hará mejorar a los niños en el rendimiento escolar, incrementando su memoria, concentración y proactividad. Además, si los resultados son positivos, acabarán sintiéndose mejor consigo mismos, con lo que será una motivación extra para seguir mejorando y creciendo.

A veces es tan sencillo como ofrecerles un alimento que lo puedan llevar en sus manos y no les haga perder mucho tiempo, ya sea una pieza de fruta, cereales o un bocadillo de pan integral. Según un estudio realizado por la Fundación Española de Nutrición (FEN), el 91% de los niños de 9 a 12 años no prueba la fruta fresca cuando desayuna, por lo que este tipo de situaciones se pueden convertir en un problema.

Lo ideal es que haya algo de cada grupo alimentario, por eso es importante tener en cuenta que un desayuno saludable para niños necesita contener fruta, fibra, calcio y grasas sanas. También son necesarios los hidratos de carbono, que se transforman en glucosa. Además, si elaboramos una dieta variada, conseguiremos que los niños no se aburran de comer siempre lo mismo.

Son muchas las formas en que uno puede comer de manera sana y equilibrada, tan sólo se necesita una pizca de creatividad y organización. Seguro que los más pequeños de la casa agradecen probar algo diferente, sabroso y saludable. A continuación, explicamos 3 opciones de desayunos para niños muy fáciles de hacer.

Yogur con cereales y una pieza de fruta

Los cereales que utilicemos deben ser integrales, y a poder ser, en formato de copos, ya que son más fáciles de comer. Los copos de avena, de maíz, de trigo sarraceno o cebada son algunos ejemplos muy sanos y nutritivos.

También se puede aprovechar para echar en el yogur unos 15g de semillas mezcladas como el sésamo, la calabaza o las pipas. Una vez hayamos hecho varias pruebas, es cuestión de ver qué es lo que más le gusta e ir innovando con nuevos sabores y frutas.

Bocadillo integral

Un minibocadillo de pan integral con aceite de oliva virgen y tomate untado puede ser una buena solución. En su interior podemos poner pechuga de pavo, jamón york, atún, alguna crema casera de aguacate y leche o patés vegetales como el guacamole o el hummus. Un bocadillo acompañado de un zumo de fruta natural exprimido o un vaso de leche puede ser el desayuno perfecto para los más pequeños.

Batidos de frutas

Los batidos de frutas son ideales para los niños, son fáciles de beber y aportan muchos nutrientes a su organismo. Las frutas y las verduras son ricas en vitaminas y ayudan a enriquecer la dieta en fibra y potasio. A continuación, os enumeramos algunos de ellos:

  • Batido de melón, espinaca y manzana.
  • Batido de fresa, frutos rojos y leche.
  • Batido de piña y naranja con leche de soja.
  • Batido de plátano, mango y yogur de vainilla.

Lo más importante de un desayuno saludable para niños es que las recetas sean caseras y no industriales, ya que nos aseguramos que no contengan azúcares añadidos ni refinados.  En el caso de que existan otros problemas de salud adicionales, lo adecuado es asistir a un especialista que indique los procesos a seguir.