cenas rapidas para niños

Los niños emplean mucha energía durante el día. Por eso, aunque la cena no sea quizás la comida más importante, es el momento ideal para que los niños repongan fuerzas tomando los nutrientes necesarios que no han ingerido durante el resto del día.

La cena debe ser nutritiva y ligera ya que, introducir muchos alimentos en el organismo por la noche, es contraproducente para la digestión y, por lo tanto, evita un buen descanso por la noche.

Después de estar todo el día en el colegio, cuando los niños llegan a casa quieren la atención de sus padres, pero no siempre pueden dedicarles todo el tiempo que les gustaría ya que tienen  que preparar la cena y hacer otras tareas en casa.

5 Consejos para organizar cenas rápidas y nutritivas para niños 

La clave está en conseguir combinar una cena ligera y sencilla de preparar con los nutrientes esenciales. A continuación, te damos 5 consejos sobre cómo preparar cenas rápidas para tus hijos:

1. Compensa los nutrientes de las otras comidas

Cuando vayas a preparar la cena, piensa en qué alimentos han ingerido tus hijos en las otras comidas del día para no repetirlos y compensar los nutrientes que no han tomado pero son igualmente necesarios. De esta manera, te aseguras de que tienen una dieta variada y equilibrada .

2. Combina productos vegetales y de origen animal

Puedes preparar un primer plato de verduras, ya sea crudas como una ensalada, cocidas o a la plancha, y un segundo que incluya pollo , carne o pescado. Teniendo en cuenta que la cena ha de ser ligera, también puedes preparar un plato único que incluya las dos cosas.

3. Utiliza alimentos de colores

Puedes combinar alimentos de distintos colores que hagan los platos más atractivos a ojos de los niños cuando se lo vayan a comer. Las verduras es el producto que más juego puede darte, por los distintos tipos y colores que tienen.

4. Prepara un postre saludable

Es aconsejable evitar los postres pesados por la noche. Es preferible que los más pequeños tomen lácteos o fruta, incluso puedes mezclar ambas y preparar un bol de yogur con trocitos de fresas o plátano.

5. Recuerda: todo en pequeñas cantidades

Prepara cenas con pequeñas cantidades de cada alimento, ya que  por la noche es mejor evitar comidas pesadas y, así, conseguiremos que los niños duerman mejor.

Teniendo en cuenta estos consejos, podrás preparar cenas rápidas y nutritivas para tus hijos, ofreciéndoles platos variados y ligeros llenos de sabor, garantizando que desde pequeños adquieran buenos hábitos de alimentación.