Batch cooking o cómo cocinar en una tarde para toda la semana

El batch cooking es la preparación de la comida para toda la semana en una sola tarde, por ejemplo el domingo. Probablemente las largas jornadas laborales sean un inconveniente para dedicar un rato del día a cocinar el almuerzo para el día siguiente. Para ganar tiempo y seguir disfrutando en la cocina, la mejor opción es cocinarlo todo del tirón y aprovechar el tiempo entre semana con otras cosas.

Acumular la nevera y el congelador de táperes para llevar al trabajo tiene muchas ventajas, pero hay que tener claro algunos aspectos antes de empezar a cocinar el domingo por la tarde. Estos son los más destacados para ponerse manos a la obra con el batch cooking:

Planificación

Para no tener que estar toda la tarde del domingo pensando por dónde empezar, es mejor usar unas plantillas que nos guíen en las mejores combinaciones posibles. Así, con los ingredientes y los pasos en mente, nos podremos poner manos a la obra con el batch cooking mucho más rápido.

La clave está en los envases

Nada es más frustrante en la cocina que pasarse con la ración. Por ello, debemos tener presente la capacidad de los táperes para preparar almuerzos a medida. Además, debemos garantizar un cierre de calidad. De nada habrá servido pasar la tarde del domingo cocinando si se nos vierte el contenido al guardarlo en la mochila o bolso.

La comida, que no se acumule en el congelador

Una vez seleccionados los recipientes, deberemos calcular la comida en función de los días que comeremos fuera de casa. No nos interesa cocinar para que luego los táperes se vayan acumulando en la nevera o el congelador y los alimentos se echen a perder. Por ejemplo, si se come 5 días fuera de casa, preparemos comida para esos días.

Platos congelables

Por suerte, la mayoría de los alimentos se pueden congelar. Sopas, guisos, arroces, hamburguesas… todas estas opciones son buenas. Eso sí, la lechuga mucho mejor en la nevera guardada en un táper que en el congelador.

Para descongelar, mejor sacar el táper con tiempo

Un rico almuerzo se puede ir al traste si nos descuidamos de descongelarlo. Por ello, es recomendable pasar el táper del congelador a la nevera la noche anterior. Cuando nos despertemos por la mañana ya estará todo listo para ponerlo en la fiambrera.