Omega 6 alimentos

En muchas ocasiones hemos escuchado que debemos cuidar nuestra alimentación y comer alimentos ricos en grasas saludables como el Omega 6. Estos alimentos son una de las fuentes principales de energía y tienen especial relevancia en muchas funciones fisiológicas del organismo como el funcionamiento del cerebro, la protección de las células y la producción de hormonas.

Sin embargo, existen dos tipos de grasas saludables que destacan por encima de las demás: los ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. Estas grasas se denominan esenciales porque nuestro cuerpo no es capaz de fabricarlas por sí mismo, por lo que debemos ingerirlas a través de la comida. Los expertos recomiendan una ingesta de Omega 6 de un 10% del aporte energético total.

Además, debe existir un equilibrio en el consumo de ambas grasas, ya que su combinación es lo que hace que sean tan positivas para nuestra salud y la carencia de alguna de ellas puede acabar alterando nuestro ritmo metabólico.

¿Qué son las grasas Omega 6 y para qué sirven?

El Omega 6 es un ácido graso poliinsaturado esencial para el cuerpo humano. Entre sus funciones está regular y activar el metabolismo, fortalecer la respuesta inmunológica y regular la presión arterial. Está demostrado científicamente que los ácidos grasos Omega 6 ayudan a reducir el colesterol y los niveles de triglicéridos en sangre, y que tienen un papel muy importante en la coagulación y circulación de la sangre.

Con todo, si en algo destaca es por su gran labor en el sistema nervioso central. Al ser un componente destacado de las membranas celulares, tiene una función muy importante en la protección, reparación y regulación de las células.

De hecho, los componentes estructurales de las membranas celulares del cerebro intervienen de manera directa en el estrés oxidativo del tejido neuronal, por lo que una buena ingesta de ácidos grasos puede ser muy favorable para nuestra salud mental.

Alimentos ricos en Omega 6

Los ácidos grasos Omega 6 suelen encontrarse en una gran cantidad de alimentos y la mayoría de ellos son de origen vegetal. De hecho, la dieta mediterránea cuenta con muchos alimentos que pueden cubrir esos requerimientos nutritivos de grasas saludables, por lo que es relativamente sencillo ingerirlos si se sigue una dieta sana y equilibrada. A continuación, os explicamos algunos de ellos.

Aceites vegetales

Los ácidos grasos Omega 6 son muy fáciles de encontrar en los aceites vegetales. El aceite está compuesto por un conjunto de grasas vegetales y el Omega 6 cuenta con un alto porcentaje representado en forma de ácido linoleico. Al igual que el aceite de oliva, existe una gran variedad de aceites que pueden ser muy positivos si los añadimos a nuestra dieta. Algunos de ellos son el aceite de girasol, el de maíz, el de sésamo o el de soja.

Frutos secos

La gran mayoría de frutos secos son muy ricos en Omega 6. Las nueces, las almendras, los pistachos o los cacahuetes son alimentos que pueden aportar ese porcentaje necesario de ácidos grasos esenciales. Además, cuentan con una gran cantidad de vitaminas, magnesio, fósforo y calcio.

Cereales integrales y semillas vegetales

Los cereales integrales y las semillas vegetales son una gran fuente de ácidos Omega 6. Además, son muy saludables al ser ricos en fibra, antioxidantes y vitaminas B y E. Es beneficioso incorporar en nuestras dietas pan integral o condimentar nuestros platos con semillas de girasol, de calabaza, de chía o de amapola.

Alimentos de origen animal

A diferencia de los ácidos grasos de origen vegetal que están representados principalmente por los ácidos linoleicos, los de origen animal proporcionan grandes cantidades de ácidos araquidónicos, otro tipo de grasa Omega 6. Por ello, debemos incorporar en nuestra dieta alimentos de este grupo de grasas esenciales como la carne de ave, marina como el atún o el salmón y los huevos.